ELIMINACIÓN DE MALOS OLORES
“Identifica el origen del mal olor y actúa con la solución de neutralización molecular más conveniente”
UNA SOLUCIÓN PARA CADA SITUACIÓN
Un ambientador es un producto aromático que se difunde en el ambiente para hacerlo más agradable. Cuando se usa para "disfrazar" malos olores, no los ataca, solo predomina sobre ellos si hay mayor saturación y frecuentemente el resultado es una molesta mezcla de mal olor y ambientador.

Identificamos cada tipo de mal olor por su naturaleza química y desarrollamos eliminadores especiales para cada uno de ellos. Dinos cuál es tu situación y te decimos cuál es tu solución.
NUESTRAS SOLUCIONES CÓMO LO APLICAMOS
Acabamos con el mal olor mejorando el ambiente atmosférico. Destruimos las moléculas causantes.
El eliminador más versatil de todos, amplio espectro y alta eficacia complementado con fragancia de Lavanda. Un buen aliado para cocinas, baños, humedades...
El más popular de todos, con suave fragancia de talco que te transportará a una sensación de limpieza inigualable. Su especialidad son los WC concurridos, la acumulación de personas (sudor) y el tabaco.
NEBULIZACIÓN

La característica más valorada de la nebulización es que las partículas permanecen en el aire durante horas, eso sumado a su uso continuo y programado convierte esta solución en la más eficaz del mercado.

Todos los modelos disponibles de la gama Smart Nebul funcionan con las cargas de Neutralización.

La aplicación a través del equipo nebulizador tiene la ventaja de ser autónoma, se pone en marcha a su hora, se para, se gradúa intensidad, nunca falla.

Y recuerda, ¡libres de mantenimiento!
PULVERIZADOR MANUAL

Pero las soluciones manuales son muy interesantes para días puntuales en los que hay mal olor, también para reforzar áreas donde poner un equipo de manera fija no es viable.

Tener a mano una botella de Neutralizador se convierte en casi imprescindible para cualquier negocio.

TABLA DE COMPATIBILIDADES
Fórmulas especialmente estudiadas para cada situación. Cada composición ataca a nivel molecular el mal olor para convertir su estructura y transformarlo en inocuo.